Una decoración rústica, clásica y acogedora, donde los tonos marrones y de madera tienen lugar como realeza, invocando la magia y el llamado de los tiempos pasados y llevándolo al presente, para una cena para dos o una reunión con amigos.